Buscar este blog

lunes, 29 de junio de 2015

Mesa Diálogo -vecinos-autoridades-y-celulosa- por derrame en procesos de descarga cumple un año

@vigilantecosta
En noviembre de 2013 estuvimos presente en el inicio de la mesa de trabajo o de dialogo entre autoridades y vecinos de la comuna de Trehuaco (ubicada en la ribera norte del río Itata en la provincia de Ñuble) y estuvimos ahora, el sábado recién pasado, en el sector de Mela en una nueva reunión para informar a la asamblea respecto de algunos temas relacionados con salud, caminos, entre otros y, resulta sorprendente, que hasta el día de hoy se haya diluido el fondo y origen de la "festejada" mesa y nada se ha sabido respecto de alguna sanción o pronunciamiento de las autoridades acerca del responsable que desencadena este proceso.
El paso por una serie de reuniones ha contribuido a que la grave situación que origino todo este “proceso de diálogo”, la falla en la infraestructura de descarga de los desechos industriales de la planta de Celulosa Nueva Aldea que se ubica en la comuna de Ranquil, perteneciente al grupo Arauco, y la contaminación de predios agrícolas y punteras históricas de captura de agua para consumo animal y humano, quede relegada, pase a segundo plano o incluso en el olvido, como si ya no importará.
20 de Junio de 2014. Mataco, Boca Itata. Trehuaco
En Junio de 2014, se inicio un proceso de diálogo entre vecinos, autoridades y empresa privada responsable del derrame y contaminación, determinando una mecánica de trabajo con algunos puntos establecidos por las organizaciones locales que vecinos presentaron al visualizar una oportunidad para hacer sus lícitos descargos a las autoridades y exigir acciones concretas para que situaciones similares no se repitan con tanta facilidad por parte de la cuestionada empresa.
En lo personal, se valora esfuerzo y reconocemos puede ser un momento oportuno para poder exigir ciertas condiciones y presionar para que se canalice inversión social (de donde sea). No obstante, pienso que acciones paralelas no debieran ser divergentes si se entiende que hay responsabilidades por determinar, reconocer y sancionar legalmente para que exista precedente y no se repita; enalteciendo y resguardando, como corresponde por parte de la autoridad, valores lógicos de rectitud y moral.
Más allá del nivel de impacto o daño hacia la comunidad y/o medio ambiente y, a un año de este "dialogo" o "trabajo" junto a vecinos de Puahun, Boca Itata y Mela, aun hoy permanece el riesgo de beber de sus aguas existiendo un temor permanente al coexistir con una cañería gigante que drena millones de metros cúbicos de desechos través de ella, si no es al río, es al mar, como si no importará, como si diera lo mismo y en un mar que, al menos en la teoría, es de todos (igual que los ríos!).
27 de Junio de 2015. Mela, Trehuaco
Ahora bien, el responsable, más allá de la envergadura del impacto en la salud, medio ambiente y calidad de vida de los vecinos que han debido resignarse a la imposición de este modelo depredador, debe responder ante los reiterados eventos de ruidos, malos olores, contaminación de aguas y fallas en sus sistemas de descarga. El malestar de los vecinos debe ser atendido por las autoridades sancionando fuertemente a los responsables. No esta bien que en estos procesos de conversación y buen entendimiento, las autoridades terminen siendo como mediadores entre la empresa y los vecinos, cuando son los mandados a defender los intereses de los habitantes por sobre los de la empresa o cualquiera que atente con un derecho o principio básico esencial que es el respeto y buen vivir, que por derecho debemos exigir y cuidar.
En comunas como Ranquil, Coelemu y Trehuaco hay un ducto bajo sus pies, una "serpiente gigante" que cruza el río Itata de manera monstruosa e insolente, que, constantemente, les recuerda su existencia y nos falta el respeto a todos al recordarnos el símbolo de una imposición en la que la inversión privada, ayudada por el estado, se beneficia e impacta recursos de todos y termina invadiendo la cultura local, sus comunidades, mermando de manera absurda las opciones de desarrollo, imponiendo su modelo de negocio y abriendo la puerta para que la industria forestal arrasante termine apropiándose del territorio.
Derrame Falla Ducto Nueva Aldea - Noviembre 2013
Para poder refrescar un poco los hechos que han originado todo este proceso (que por estos días está de cumpleaños) dejamos algunas notas relacionadas donde constatamos algo que nos hizo ruido desde el principio y que se repite cuando la empresa culpable se sienta naturalmente junto a las autoridades como emplazando a los vecinos a buscar mecanismos de “diálogo”, de “trabajo” y no, lo que ética y moralmente es primero, determinar responsabilidades frente a la negligencia por parte de una empresa privada y las sanciones correspondientes en el impacto que eso ha originado en la calidad calidad vida desde que se autorizo, por organismos del estado de Chile, un proyecto invasivo, contaminante y que alteró la tradición típica y vocación natural de los habitantes de la zona.
Las autoridades deben defender los intereses de la ciudadanía por sobre los empresariales. 

Notas relacionadas: