Buscar este blog

sábado, 31 de octubre de 2015

Termoeléctrica Los Robles, en busca de la respuesta oficial #Campaña #Sumate #Difunde


@vigilantecosta
"Desde hace años (2007) que en nuestra zona guerreamos con una empresa (AES) que quiere jodernos e instalar una planta térmica (Los Robles), a carbón mineral, combustible fósil ubicado en el subsuelo que inicialmente se traería de Australia. Una cosa brutal, que se mete al mar, chupa agua, la calienta, quema, humea, devuelve el agua a temperatura más alta, una basura".

FIRMA AQUI

Lo peor, es que ya tenemos por años estas plantas de generación eléctrica, ya se conocen sus demenciales consecuencias en nuestro medio ambiente y la salud de personas en muchas zonas costeras de país. Centros industriales que tienen gran cantidad de filtros en sus ductos de succión que en horas pueden llenar de agua el estadio nacional (para que se hagan una idea) y que matan en el proceso a miles de pequeños organismos marinos (en sus benditos filtros). Junto a ello, como si fuera poco, toneladas de ceniza diarias se acopiarían en sus terrenos, en unas fosas con capacidad de 10 años y la planta se proyecta para 30 o más años, curioso, por decir lo menos. A ello, se suma además un constante transporte de carbón y acopio de material con el peligro latente de derrame de combustible o del mismo carbón en cualquier parte del proceso desde que se extrae, en su traslado, combustión y desechos derivados. El negocio del carbón, como otros de gran impacto, se ha transformado en una mentira permanente donde se considera como parte de los costos o externalidades asociados a este tipo de proyectos, la "inversión social", que no es más que una manera de generar vínculos artificiales más cercanos con la comunidad de turno y así evitar la proliferación de conflictos y acciones legales. Es insólito, y muy triste como el dios capital termina por dividir y corromper a comunidades en los grandes negocios del país: energía, minería, forestal, etc. generalmente fuertemente coludidos, percibiendo grandes utilidades, amparados en leyes oscuras fundadas en gobiernos anti democráticos.



Notas Relacionadas: 

Y, como sea, después de muchos años, no lo hemos permitido. Siempre supimos que sería una lucha de largo aliento, desigual, que se ganaría por cansancio. La comunidad se ha reunido, de chico a grande, sin más armas que nuestra convicciónse ha organizado y encaminado en una visión compartida de lo que quisiéramos ser como territorio, como sociedad diversa, que se construye de manera transversal, que se desarrolla y se mueve en base a sus recursos naturales y humanos, siendo un derecho el respeto a la historia; identidad, y nuestra cultura locales. 

Factores o condiciones externas deben ser considerados como parte del patrimonio social; de la infraestructura que nos pertenece a todos, del bien nacional de uso publico; de los recursos naturales del país y, por lo tanto, es un derecho y obligación incorporar en los procesos de desarrollo a la comunidad, empoderarla, educarle y que el valor de la incidencia quede reflejado en modelos que nos representen e identifiquen a todos para que la democracia sea efectiva y real. Al no entenderlo, se suceden hechos que terminan por corromper autoridades y, lamentablemente, también a la ciudadanía convergiendo en una dinámica irreversible y cada vez más profunda.
Es tiempo de ampliar la mirada y abrir la política a la gente donde las reales mayorías diriman cuales son las estrategias parlamentarias o temas país que se requieren a través de consultas o plebiscitos donde sea la ciudadanía la que converja y opte por alguna opción que refleje el sentir de todos. Que dejen de ser los intereses políticos o empresariales los que rijan. Que existan mecanismos democráticos que impulsen y motiven a esa verdadera mayoría a tomar decisiones y decidir cuales son los caminos y temas que queremos enfrentar como país.
No se debe temer "a las masas ingobernables", se les debe incluir y entregar las herramientas para que exista una convivencia digna, una retroalimentación sana, sin resentimientos, cobardías y abusos donde son los más desprotegidos, zonas rurales, sectores de pocos votos, los más vulnerados.
Como Movimiento Ciudadano (LosRobles-NO.cl) permanecemos atentos y alertas. Todavía no estaremos conformes y del todo victoriosos. Seguimos a la espera de un comunicado oficial público por parte de las autoridades para la invalidación e inviabilidad de este proyecto. 
Ya sabemos que la RCA del Proyecto Los Robles está vencida al no existir, a a fecha, faenas de construcción y lo que corresponde es que se informe de manera oficial que el proyecto Los Robles y su permiso actual se encuentra caduco, fuera de plazo y que, hoy, dicha aprobación no es efectiva, es extemporánea y amerita un nuevo Estudio de Impacto Ambiental (ver nota relacionada aquí).
Seguiremos buscando y exigiendo el pronunciamiento definitivo de este gobierno y su presidenta, principalmente, porque fue en su primer período como primera autoridad del país que se aprobó por unanimidad (y con condiciones) de los miembros de la extinta Corema del Maule (hoy SEA) el Proyecto Central Termoeléctrica Los Robles de AES (Gener) el 30 de octubre de 2008 (ver nota complementaria).
La defensa de nuestro territorio, al final de cuentas, es por respeto a los que vienen detrás y, tambien,  por la historia propia y de los antiguos, los que abrieron el camino. 
Ante la nula respuesta del gobierno respecto del fin oficial de este proyecto, como programa Vigilante Costero y miembro activo de Acción Ciudadana Pro Defensa de la Costa del Maulehemos decidido comenzar una nueva campaña de recolección de firmas en donde les invitamos, desde ya, a toda la comunidad a exigir una respuesta categórica, responsable, oficial y definitiva a las autoridades de turno sobre la inviabilidad de este proyecto altamente contrario a los intereses y visión de desarrollo local de nuestro territorio y se sus habitantes.
Entre todos, con la convicción permanente de la defensa de nuestro territorio, dispongámonos a dar, esperamos, la última batalla!! 
Súmate y, de una vez, digamos Chao a La Carbonera Los Robles!
Firma AQUI
Contacto: vigilantecostero@gmail.com
FonoWhatsap: +569 8249852

miércoles, 28 de octubre de 2015

El Comité de Defensa de Caimanes señala:

Fuente: El Ciudadano
NO ACEPTAMOS ACUERDOS EXTRA JUDICIALES QUE A CAMBIO DE DINERO PRETENDAN BAJAR LOS JUICIOS Y AMPLIAR EL TRANQUE QUE LA CORTE MANDO A DEMOLER
1. Por segunda vez en la historia de Caimanes, los abogados que contratamos están buscando un acuerdo con Minera Los Pelambres opacando fallos judiciales que nos dan la razón:
  • En 2008, la Corte de Apelaciones revocó el permiso de construcción del Tranque de basura tóxica por considerar que era un peligro y que interrumpía aguas vitales para el valle del Choapa, entre otra serie de cuestiones gravísimas pero con un “avenimiento” de 23 millones de dólares entre el abogado de ese entonces, Fernando Dougnac y algunos vecinos, Minera Los Pelambres construyó el tranque de igual forma.
  • En 2014 la Corte Suprema acogió todo el daño que se provocó en estos años de funcionamiento de ese tranque ilegal, y ordenó a Minera Los Pelambres devolver el natural escurrimiento de las aguas del río Pupio que hoy ya está contaminado y sepultado bajo 2 mil millones de toneladas de desechos que produce la mina.
  • Lo anterior, se suma a distintos fallos y resoluciones medio ambientales que también han fallado a nuestro favor, decretando el tranque como un peligro para la vida (2013, Corte Suprema), ordenándose a Minera Los Pelambres realizar un plan de evacuación en caso de derrumbe y/o sismo que hasta hoy no se ejecuta
  • La Superintendencia del Medio Ambiente condenó a la minera a pagar 2,4 millones de dólares por violación de la RCA 039 de 2004, al no construir el Parque Rupestre en Monte Aranda, previo la remoción de material arqueológico desde el fundo El Muro.
2. Ninguno de estos fallos se ha cumplido. Ni siquiera el de la Corte Suprema. Mientras tanto, debemos comprar agua envasada, el río desapareció, vivimos en constante tensión por los sismos constantes en la zona y las decenas de réplicas del terremoto pasado.
3. El Tranque El Mauro fue emplazado a 9 kilómetros aguas arriba de Caimanes en la cuenca del estero Pupío, hoy sepultado bajo 2 mil millones de toneladas de desechos tóxicos. Para formar el tranque, se levantó una pared de arena que ya tiene 240 metros de altura en el mismo del rio, interrumpiendo definitivamente su cauce. La pared de arena se va elevando en la medida de que se arrojan más desechos y según informes de la misma Minera, este fue diseñado para resistir un terremoto de solo de 7,5º Richter con epicentro en el muro. Según la Corte Suprema debió ser construido para resistir un terremoto de 9,3º Richter. En caso de derrumbe, millones de toneladas de lodo tóxico seguirían el cauce natural por donde estaba el río, aplastando a Caimanes en pocos minutos y siguiendo su deslizamiento hacia Los Vilos.
El río se cortó, las napas se contaminaron y el riesgo de derrumbe también fue acreditado legalmente.
Hemos sido víctimas durante años de una brutalidad y destrucción que nos ha afectado tanto humana como mediombientalmente, cuyos cómplices han sido la indiferencia absoluta del Estado de Chile y la prepotencia de una de las empresas más poderosas de Chile, cuya casa matriz es la multinacional inglesa Antofagasta PLC que pretende históricamente comprar la dignidad del pueblo a cambio de acallar los fallos judiciales que esta vez nos dan la razón irrefutablemente.
Por lo anterior y por los puntos que enumeramos a continuación, el Comité de Defensa de Caimanes y sus dirigentes encabezados por Cristián Flores, rechazan el proceso de acuerdo que están impulsando Minera Los Pelambres y nuestros ex abogados Ramón Ossa, Sandra Dagnino y Roberto Arroyo.
1. El acuerdo es inmoral. En un país donde existe el Estado de Derecho, un fallo de la Corte Suprema no puede condicionarse a un acuerdo extrajudicial aunque sea millonario. Esto es inaceptable e inmoral.
2.  El acuerdo contradice otros fallos. Lo que están proponiendo en este acuerdo, contradice otros fallos judiciales de forma inaceptable e irrisoria:
Quieren agrandar la pared del Tranque en 60 metros de altura, aunque cuando en 2013 la Corte Suprema declaró el Tranque un peligro para la vida humana. “El crecimiento”, como le llaman eufemísticamente, tendría una compensación para el pueblo de 24 millones de dólares entregados en cuotas o proyectos.
3. El acuerdo ofrece como “beneficios” asuntos que tiene que hacer por obligación judicial. La Minera está presentando su intención de realizar obras de ejecución para devolver el agua y entregar seguridad ante el riesgo inminente como un acto voluntario que ofrece en este acuerdo para favorecer al pueblo, pero en realidad, la Minera está obligada por orden judicial a devolver el agua como indica la Corte y hacer un plan de seguridad también decretado judicialmente, decretado hace ya años sin que la Minera haya cumplido.
4. El acuerdo no reconoce prejuicios ni daños. No contempla la erradicación de las personas que quieren irse por las deterioradas condiciones de vida que la Minera ha generado en nuestro pueblo, sino que ofrece difusamente que aquellos que sientan temor, tendrán cierto apoyo para poder irse.
La responsabilidad que ha sido advertida varias veces por la Justicia, no es asumida por la Minera por tanto no sería una situación transversal que nos afecte a todos, sino a los “más miedosos”, omitiendo todos los informes de riesgo sísmico y contaminación total de aguas.
El fondo de “regalo” de 10 millones de dólares, compra la dignidad de las personas, no compensa un daño ni tiene carácter de indemnización. Son 6 mil millones de pesos repartidos en 10 años para 1.500 personas. Cerca de 4 millones de pesos por persona en un década que no permitirá ni siquiera el traslado a otro pueblo.
En resumen:
– Nos agrandarán el tranque que ha sido decretado como un peligro para la vida humana a cambio de 24 millones de dólares para proyectos.
– Nos darán un sueldo de 4 millones de pesos aproximados por persona en 10 años, a cambio de que bajemos nuestros juicios y no volvamos a demandar a la Minera en estos temas.
– Nos ofrecen como un beneficio cosas que en realidad están obligados a darnos por juicios: agua y cierta seguridad sin el visto bueno de expertos independientes ni tribunales. (Por ejemplo, ya no cambiarán la Escuela de nuestros hijos, sino que pondrán un muro para que contenga el relave en caso de aluvión) que será ejecutada por profesionales vinculados indirectamente a la Minera. (Manuel Lizana de Bitumix que da servicios de asfalto a la Minera).
– Nos ofrecen hacer invisible el primer fallo de la Corte Suprema que reconoce el derecho de un pequeño pueblo a vivir en paz y libre de contaminación y que será clave para todos los otros pueblos de Chile, a cambio de vender nuestra dignidad por millones de dólares que no son ni siquiera una indemnización.
Entendemos pero lamentamos, que una vez más un grupo de vecinos quiera firmar un acuerdo extrajudicial, igual que ocurrió en 2008 y que dejó sin efecto el Fallo que impedía la construcción del Tranque que hoy nos tiene sin agua, con riesgo vital y divididos como comunidad.
Sin embargo, apelamos a la libertad de quienes no queremos firmar este acuerdo, porque buscamos paz, justicia y dignidad. ¿Será posible esto?, o tendremos que seguir sufriendo chantajes y amedrentamientos con demandas intimidatorias o “censos” artificiales que parecen más un control de detención masivo en nuestras propias casas que cualquier otra cosa.

domingo, 25 de octubre de 2015

Vecinos de celulosa Nueva Aldea afectados por olores y acopios de cal buscan cerrar la planta.

Fuente: Resumencl
Vecinos del Complejo Forestal Industrial (CFI) Nueva Aldea de Forestal Arauco denuncian insoportables olores emanados de la fábrica, los que les causan náuseas, vómitos y mútiples trastornos en su calidad de vida. Además, la contaminación por acopios de cal en este complejo industrial estaría afectando su salud y sus cultivos agrícolas. La empresa les ha invisibilizado durante una década y ahora, han inicado acciones legales para cerrar la planta.
Durante las últimas semanas, vecinos en las localidades de Ranquil, así como también viajeros en la Autopista del Itata, han denunciado intensos olores emanados desde el Complejo Forestal Industrial (CFI) Nueva Aldea de Forestal Arauco. Nueva Aldea es la mayor planta de celulosa que opera en Chile, con una capacidad productiva anual de 1.027.000 toneladas de celulosa kraft blanqueada en base a monocultivos de pino y eucalipto.
La semana pasada, un grupo de vecinos del sector Carrizales Bajos (comuna de Ranquil), anteriormente afectados por el incendio forestal de Quillón de 2012 que consumió más de 28 mil hectáreas, recurrieron a la Superintendencia de Medioambiente con el fin de paralizar las faenas de la planta Nueva Aldea de Celulosa Arauco debido a múltiples problemas de salud asociados a emanaciones de la empresa, además de la presencia de un acopio de cal industrial al aire libre, el que frecuentemente es transportado por el vientos hasta sus hogares y cultivos.
Yolanda Casanueva de 86 años, recalca que la cal de la planta de celulosa está en todo el ambiente cercano y que ha afectado su producción de frutas y verduras, su principal fuente de ingresos. Pablo Vásquez, otro de los vecinos denuncia que además de la falta de alcantarillado del sector, el pozo que les ha abastecido por varias generaciones ahora estaría contaminado por la cal de Nueva Aldea.
Eliseo Álvarez, relató a Resumen que los mayores impactos son el olor y la cal, desde que comenzó a funcionar la planta, hace 10 años. “Sentimos grandes malestares por el insoportable olor a gas que entra a las casas y no hay forma de evitarlo (…) Otro problema importante son los ruidos, a pesar que la planta estaría en mantención, los ruidos son insoportables, ya que la parte Aserradero está trabajando, pero lo principal es la contaminación. La parte agrícola ha sido la más afectada, ya no alcanza ni siquiera para hacer huertas familiares, gran parte de los cultivos han muerto. Tenemos sospechas de que el agua que bebemos está contaminada, no se han realizado análisis ni nada, en el patio trasero de la planta donde vivimos 5 familias y hemos esperado por 10 años, tenemos que ventilar nuestras casas a toda hora, incluso de madrugada, aunque vivan adultos mayores o niños pequeños. No hay opciones, no hay medicamentos, en el CESFAM no nos pueden dar nada” relata Eliseo.
El domingo 11 de octubre, los intensos olores obligaron a la familia de Eliseo a asistir al CESFAM, regresando a su casa sin resultados. El lunes, los dolores de cabeza aumentaron y el martes mucha gente ya presentaba vómitos y síntomas de alzas de presión. El mismo día 13 de octubre, vecinos relatan que una nube gris que cubrió por más 5 horas toda la zona de Carrizales Bajos. Avisaron a la empresa y a las autoridades, pero estas no tomaron muestras en terreno.
“Nuestra comunidad ha sido muy respetuosa”, relata Eliseo, “Y ha estado esperando 10 años viviendo al lado de la planta, en el patio trasero. El acopio de cal, lo hemos soportado hace 5 años. Otros han tenido que irse de este sector, el padre de un niño de cuatro meses por ejemplo, abandonó el sector con su familia y debe pagar arriendo en Chillán por la salud de hijo. Aquí está quedando la población más adulta, los más jóvenes se van, pero nosotros no vamos a dejar los terrenos, porque hemos vivido aquí toda la vida.”
Con respecto a los acopios, la empresa no ha planteado compensaciones de dinero y ni mitigaciones, como suelen hacer en otros territorios para limpiar su imagen pública. “Otros sectores cercanos a la planta ya han sido erradicados, pero la planta no reconoce estas erradicaciones porque sería reconocer que están haciendo algo malo. Además, cuando fue el incendio en el 2012, el Estado solamente nos dió un techo, nada más, y la empresa no hizo nada aquí, que estamos con la cal, con los olores, y donde las napas subterráneas han desparecido por los eucaliptos y pinos que consumen agua, declara Eliseo.
En este contexto, los vecinos interpusieron una denuncia ante la Superintendencia de Medio Ambiente de la Región del Biobío. La abogada Paula Villegas, que representa a los vecinos de Carrizales Bajos, explicó que buscarán la paralización de las actividades de la planta Nueva Aldea, tal como sucedió en Freirina con la planta de Agrosuper, donde las autoridades decretaron la paralización de los trabajos debido a la intensidad y gran rango geográfico de las emanaciones.
La abogada también denunció que el gerente de Asuntos Públicos de Arauco, Guillermo Mendoza, llegó donde los vecinos con el afán de hostigarlos. Les dijo que si no retiraban cualquier acción de asesoría jurídica se terminaba cualquier asomo de diálogo con ellos”.
Emisiones atmosféricas de la industria de celulosa.
La contaminación atmosférica emitida por las plantas de producción de celulosa y papel se caracteriza, tal como otras actividades industriales, por la liberación al ambiente de dióxido de azufre (SO2), material particulado, óxidos de nitrógeno (NOx), dióxido de carbono y monóxido de carbono, además de los denominados gases TRS, especialmente el sulfuro de hidrógeno (H2S)
Los gases TRS agrupan a un conjunto de compuestos que se generan en el proceso de producción de celulosa, los más importantes son el sulfuro de hidrógeno (H2S), los mercaptanos (CH3SH), el dimetil-sulfito (CH3SCH3) y el dimetil disulfuro (CH3SSCH3). Estos gases tienen la característica de emitir fuertes y desagradables olores que pueden extenderse por grandes distancias. Los mercaptanos por ejemplo, son compuestos organo-azufrados que son perceptibles aún en muy bajas concentraciones, y que emanan en todas la línea de producción de la celulosa y el papel. El sulfuro de hidrógeno, presenta un olor a descomposición de materia orgánica similar al de los huevos podridos. Estos compuestos se generan en varios equipos de las plantas de celulosa, donde pueden ser recolectados, lavados para retirar las sustancias sulfuradas y otras que tienen valor para su uso en la misma planta, y finalmente incinerados, ya sea en la caldera recuperadora, el horno de cal u otra unidad de quemado especializada.
Múltiples impactos de la producción de pulpa de celulosa y papel.
La pulpa de celulosa en la zona centro sur de Chile es elaborada mediante la explotación de más de 2.5 millones de hectáreas de monocultivos forestales, los que presentan altos impactos ambientales en la conservación de la biodiversidad, del suelo, en la disponibilidad de agua para otras especies de plantas, animales y comunidades humanas, contaminan los territorios con pesticidas, herbicidas y fungicidas y elevan el peligro de incendios forestales durante los veranos. Hoy el papel producido en estos complejos industriales sigue siendo considerado un producto primario, especialmente para embalaje y publicidad. De acuerdo a estadísticas globales de consumo de papel, ni siquiera los avances en la transmisión digital de información han desplazado el papel para el sector comercio, servicios y para la propagación de información publicitaria o mercantil a través de los medios masivos de comunicación, sino por el contrario, han estimulado su producción y consumo, principalmente en países industrializados de Europa Occidental, Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y China.
Mientras aumentan los niveles de consumo industrial de papel y productos de embalaje comercial, los territorios que soportan los complejos industriales de celulosa y la población que vive junto a ellos, seguirán siendo afectados por una amplia serie de impactos ambientales. La situación de los vecinos de Nueva Aldea con el olor es similar a la que se vive junto a cualquiera de los grandes complejos de producción de pulpa de celulosa y papel en Chile. En Constitución, región del Maule, los vecinos han debido soportar durante más de 40 años los nauseabundos olores emanados desde la planta CELCO también de Forestal Arauco. En la provincia de Arauco, habitantes de Laraquete y Carampangue incluso han sufrido intoxicaciones producto de la contaminación, lo que también puede percibirse al transitar por la Ruta 160. Por otra parte, en Laja y San Rosendo, la planta de celulosa CMPC-Laja caracteriza hace décadas a ambas ciudades con este hedor.
Los desechos comunes de la producción de celulosa, más otros accidentes que han ocurrido periódicamente en estas industrias, han contaminado diversos ríos y ambientes costeros, tales como el derrame del estero Huelehueico, la serie de derrames en el río Mataquito y el vertido de trementina en el Golfo de Arauco. En el río Itata, las poblaciones de Ranquil y Trehuaco han denunciado públicamente ser afectados por los líquidos industriales vertidos al agua, en 2011, 2013 y 2015.
VEA: PLANTAR POBREZA, EL NEGOCIO FORESTAL EN CHILE – DOCUMENTAL

jueves, 22 de octubre de 2015

Planta de Tratamiento de Aguas de Pelluhue: Monitoreo Permanente

@vigilantecosta
Desde que comenzamos a desarrollar nuestro trabajo en la zona costera de las regiones del Maule Sur y Biobio norte (entre ríos Maule e Itata), hemos observado como algunas plantas de tratamiento de aguas de empresas sanitarias del sector colapsan en algunas temporadas debido, principalmente, a la gran carga de visitas y turistas que tienen las comunas costeras por su condición de balneario o destinos turísticos y también como se han visto afectadas cuando han existido eventos sismológicos de alta magnitud (27/F).
Es por eso que mantenemos un constante monitoreo, muestreo y observación de los cursos hídricos donde son devueltas las aguas según la normativa vigente a través de procesos de oxigenación y decantación los cuales permiten una devolución que no dañe o impacte nuestras aguas.
Una de las plantas que en nuestra experiencia ha manifestado mayores problemas es la que se ubica en la localidad de Pelluhue (comuna de Pelluhue) debido, como se ha mencionado, a la gran carga de visitas que tiene en temporada estival, feriados o vacaciones de invierno.
En esta oportunidad se pudo constatar que la Planta de Tratamiento de Aguas Servidas de Pelluhue opera con normalidad y seguiremos atentos para poder contratar su comportamiento de cara al verano.

Nota Relacionada: JUEVES, 17 DE FEBRERO DE 2011 Bítacora de Terreno: Ríos comuna Pelluhue

martes, 6 de octubre de 2015

Degradación de Rocas en Borde Costero

@vigilantecosta
Desde hace años que hemos podido constatar cómo, sostenidamente, rocas de gran envergadura han ido desapareciendo en la faja costera de la región del Maule y Biobio. La extracción irregular permanente ha dañado fuertemente los cordones rocosos existentes afectando su importancia vital como elemento natural de contención de altas mareas en zonas pobladas de baja altura. Situación que se reafirma por experiencias vividas en eventos de marejadas y tsunamis.
Hoy, las normativas vigentes evidencian una patética disociación entre los deberes y derechos de los actores y entes involucrados, debido a que aunque existen normas, regulaciones o decretos sobre la prohibición, traslado y venta de Piedra Laja, en toda la extensión de Playas en la comuna de Pelluhue, desde la desembocadura del Río Rahue por el norte, hasta el límite con la octava región por el Sur”, según reza en acta N°8 el decreto alcaldicio exento N° 526, del 22 de enero de 2013 (firmado por el actual alcalde en ejercicio); aún se mantiene una práctica comercial, a vista de todos, con el patrimonio natural (y bien nacional) de manera absolutamente desregulada, transgrediendo normas o decretos, evadiendo impuestos y pago de permisos, patentes, sin poder conocer volúmenes de extracción y lugares de procedencia. Esto, además, se complementa con la nula fiscalización de quienes formulan, precisamente, las normas (o decretos) e indolencia de quienes se dedican a este tipo de actividad de manera ilegal y sin estadística alguna que permita establecer un control efectivo y sostenible en el tiempo. 
Lo más grave de la horadación del sistema rocoso característico de nuestro litoral central, no solo es la pérdida de un patrimonio que ha permanecido por cientos o miles de años por la actividad comercial invasiva asociada a su extracción. Lo realmente preocupante, es constatar cómo se han ido reduciendo los cordones de roca por la practica desmedida y clandestina provocando un daño irreversible, erosionando un patrimonio que nos pertenece a todos y que a nadie pareciera importar.
En lo personal, no nos oponemos a la extracción de piedra laja u otra para su comercialización y venta como insumo o materia prima para la construcción. Lo que parece aberrante, es que se realice dentro de la faja costera donde su existencia es de vital importancia para nuestras comunidades y zonas expuestas a marejadas o subidas de mar. Su práctica comercial, regulada y ajustada a los pagos de tributos y permisos correspondientes fuera de la faja costera es lícita y un trabajo como cualquier otro y, de hecho, existen lugares en que se hace de manera eficiente, fuera de la faja costera, con los permisos y pago de tributos correspondientes a través de canteras privadas.
Hacemos un llamado a las autoridades que de una vez puedan establecer normas y una fiscalización adecuada frente a un deterioro sostenido que lleva años y que es imperioso poder regular entendiendo su valor e importancia.
La piedra laja (o negra), en si misma, es una característica identitaria de la zona costero central del Maule-Biobio y es urgente poder determinar las maneras óptimas para su explotación y que las buenas practicas asociadas deben ir de la mano con protocoloes claros por parte de la autoridad competente para que no dañen o hagan desaparecer en zonas frágiles donde su existencia es muy importante. No podemos permitir que sigan desapareciendo. Exigimos seriedad y un control adecuado antes de que sea demasiado tarde.

Notas Relacionadas:

domingo, 4 de octubre de 2015

Bitácora de Terreno: Colmuyao, provincia de Ñuble

COLMUYAO, COBQUECURA. ÑUBLE.BIOBIO
@vigilantecosta
Recientemente estuvimos en el sector costero de Colmuyao, comuna de Cobquecura, provincia de Ñuble en la octava región del Biobio. Pasamos raudamente por Cobquecura, Mure, Taucu, Rinconada, debido a que se han presentado denuncias de vecinos y pescadores locales quienes señalan que, desde hace un tiempo, que se presentan ciertas anomalías en los productos marinos de recolección tradicionales como algas, piures, cochayuyos y otros.
Las características principales, según señalan, son una suerte de decoloración en plantas o algas, como también, una suerte de “baba” totalmente fuera de lo normal. También, en voz de los residentes locales, se han presentado malos olores, generalmente cuando hay baja de mar, el que se teme pueda tener alguna relación con la descarga de desechos industriales del Complejo Forestal Industrial Nueva Aldea de Celco Arauco que se ubica en la comuna de Ranquil y que bota sus desechos en la zona costera de Boca Itata directamente al océano Pacifico desde hace años, siendo muy difícil una fiscalización efectiva (y objetiva) de que tipos de desechos son los que se vierten y sus grados reales de contaminación e impacto en el fondo, flora y fauna marina. Por ende, los pescadores locales, tradicionalmente acostumbrados a la pesca de orilla y recolección. Ellos, los pescadores y habitantes de la zona, son los que mejor pueden observar cambios en las condiciones de los productos que extraen debido a que cualquier alteración podría afectar la salud de las personas si efectivamente estuvieran sufriendo algún grado de contaminación.
Seguiremos investigando este tipo de situaciones que preocupa a la comunidad local y buscar, si se requiere, elementos de prueba que evidencien si existe algún grado de contaminación en los productos locales y las causas eventuales de su origen.  En este sentido, es importante que pescadores y vecinos locales se comuniquen con nosotros para poder coordinar acciones que permitan establecer conclusiones ante eventos que pidieran atentar contra la seguridad de las personas y su entorno.
Sabemos que es importante la comunicación permanente, más aún, de un sector que muchas veces se siente aislado, incomunicado y faltos de atención de nuestras autoridades cuando situaciones de este tipo se presentan. Invitamos a las autoridades a realizar todas las gestiones tendientes a descartar cualquier tipo de impacto en la salud de las personas como así tambien en el medio ambiente y entorno local.

Fono Whatsap Vigilante Costero: +568 82409852 - vigilantecostero@gmail.com

viernes, 2 de octubre de 2015

Carta del presidente Robert F. Kennedy, Jr. | Héroes poco comunes luchando por nuestro hogar común

Robert F. Kennedy Jr.
Presidente Waterkeeper Alliance
 
Posted on  by Maia Raposo | Traducido por @vigilantecosta
Este artículo apareció originalmente en la revista Waterkeeper, Verano 2015, Volumen 11, Número 2.
¿Qué es lo que hacen y comparten las comunidades pobres e indígenas en las regiones mineras del carbón al noreste de Colombia, las comunidades afro-americanas y latinas en zonas rurales de Carolina del Norte y los habitantes de las aldeas de pescadores en la costa atlántica de Senegal?
Ellos son víctimas de racismo ambiental. Ellos son también, como se puede leer en este número de la revista Waterkeeper, están siendo ayudados en sus luchas por la justicia ambiental por Waterkeeper Alliance y organizaciones Waterkeeper locales.
No es ningún secreto que las industrias contaminantes y sitios de desechos industriales a menudo se encuentran en las comunidades que ofrecen la menor resistencia. Esta es una de las leyes de hierro de la vida, que la contaminación y las consecuencias ambientales más extremas gravitan en las comunidades con menor poder político y económico, que la peor contaminación afecta a los menos poderosos. Obligar a la gente sin mucha voz política o influencia económica a soportar la carga de la contaminación, las enfermedades y la miseria es, sin duda, una forma de racismo.
En los Estados Unidos, los costos de la contaminación están repartidos de manera desproporcionada en los afroamericanos, los latinos y los nativos norteamericanos. Son ellos los que se queden con demasiadas plantas eléctricas y refinerías de petróleo, estaciones de transferencia de residuos y desechos tóxicos y los vertederos de basura. Son ellos los que sufren mayor mortalidad infantil, peor salud y la esperanza de vida más corta, perdida de trabajo y recursos, y una calidad de vida muy disminuida.
Éstos son sólo algunos ejemplos:
  • Las personas de color son casi dos veces más propensos que otros a vivir en áreas con contaminación industrial peligrosa, según un estudio realizado en 2006. Cuanto menor es el ingreso promedio, mayor es el riesgo.
  • El Código postal más contaminado de California es el Este de Los Ángeles, una comunidad mayoritariamente latina.
  • Las tierras nativas americanas y lugares sagrados suelen ser los sitios de extensas operaciones mineras, y millones de toneladas de residuos de uranio radiactivo han sido arrojados en tierras Navajo, uno de cuyos resultados han sido tasas astronómicamente altas que el promedio nacional de cáncer de órganos sexuales entre los adolescentes Navajo.
  • Los trabajadores agrícolas latinos sufren más lesiones y enfermedades relacionadas con los productos químicos que cualquier otra fuerza de trabajo en el país, debido a la exposición a pesticidas. De acuerdo con estimaciones de la EPA, de 10.000 a 20.000 trabajadores agrícolas son envenenados cada año y sufren efectos a largo plazo que pueden resultar en cáncer, trastornos neurológicos, hormonales y problemas de salud reproductiva, incluida la infertilidad y defectos de nacimiento.
  • La contaminación relacionada con asma está matando a los afroamericanos en números sin precedentes - cinco veces la tasa de los blancos - y el vecindario predominantemente afroamericano de Harlem de Nueva York, tiene la mayor tasa de asma en los Estados Unidos. De acuerdo con los Centros para el Control de Enfermedades, las tasas de asma para niños negros aumentaron 50 por ciento entre 2001 y 2009.
  • En Carolina del Norte, instalaciones porcinas industriales, conocidas como operaciones de alimentación de animales concentrados o CAFO, han sido desproporcionadamente ubicadas en comunidades afroamericanas y latinas, donde los residentes se ven obligados a soportar los olores, la calidad del agua seriamente degradada y la vergüenza asociada con la operación de instalaciones cerca de sus casas.
Los residentes de las comunidades minoritarias
en el este de Carolina del Norte deben usar
 máscaras al aire libre debido a los malos olores de las
instalaciones porcinas industriales que han
sido desproporcionadamente colocados allí.
Foto por Donn Young.
Pero, finalmente, la justicia puede estar en camino, gracias en gran parte a la labor de los Waterkeepers de Carolina del Norte y los miembros del personal de la Alianza Waterkeeper Rick Dove, Larry Baldwin y Gray Jernigan. A finales de 2014, la Alianza Waterkeeper presentó una queja ante la Oficina de Derechos Civiles de los EE.UU. de la EPA (Environmental Protection Agency) alegando que la débil regulación de la disposición final de los desechos de los cerdos por el Departamento de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Carolina del Norte discrimina a las comunidades de color en el este de Carolina del Norte. Como resultado, la EPA está llevando a cabo una amplia investigación de la industria de CAFO en esa región.
Sin embargo, los destructivos efectos del racismo ambiental no son exclusivos de los Estados Unidos. En todas partes del mundo, los pobres y los marginados están soportando las mayores cargas de contaminación, la destrucción del medio ambiente y el cambio climático. En muchos lugares donde viven las personas pobres e indígenas, el petróleo, carbón y otros minerales se extraen de tal manera que están devastando sus tierras y la destruyendo de sus culturas y medios de vida.
Ciertamente, este es el caso en el noreste de Colombia, donde las empresas multinacionales de carbón operan gigantescas minas a cielo abierto en los Departamentos de La Guajira y el Cesar. Las personas que han vivido allí durante décadas, en algunos casos siglos, son en su mayoría campesinos afro-colombianos e indígenas quienes han sobrevivido por la agricultura, la caza, la pesca y el trabajo diario. La Minería multinacional llegó a La Guajira, en la década de 1980 y al Cesar en los años 1990. Desde entonces, estas comunidades han tenido que soportar la contaminación y el envenenamiento de sus tierras y aguas, una profunda desorganización social y cultural, el desplazamiento forzado, y un régimen de terror impuesto por las fuerzas militares y paramilitares que ha impuesto el acoso, amenazas de muerte, asesinatos y masacres.
En La Guajira, la expansión de una sola mina, el Cerrejón, que es una de las mayores minas a cielo abierto del mundo, ha provocado el desplazamiento forzado de 17 aldeas.
Bocas de Ceniza Waterkeeper, Liliana Guerrero, lidera la lucha por los derechos de estas comunidades, trabajando para detener la destrucción que las empresas multinacionales del carbón han causado. Y ella lo está haciendo con gran riesgo personal, dado que Colombia ocupa el segundo lugar en el mundo en asesinatos de activistas ambientales.
Liliana Guerrero, Waterkeeper colombiana, izquierda,
y Donna Lisenby, gerente de carbón campaña mundial
de Waterkeeper Alliance, están trabajando juntos en
la defensa de las comunidades colombianas pobres e
indígenas cuyas tierras y agua están siendo envenenadas
por las empresas 
multinacionales de carbón .
"No niego mis temores", dice ella. "No quiero añadir mi nombre a la lista de los activistas ambientales en Colombia que han sido asesinados, pero aquellos de nosotros que trabajamos para proteger el medio ambiente y las víctimas de la minería del carbón y el transporte de carbón debemos aceptar los riesgos". En Senegal, una empresa multinacional planea construir una planta de energía a carbón cerca de la pequeña aldea de pescadores de Bargny en Hann Bay, al sur de la capital, Dakar. Mbacke Seck, quien encabeza Hann Baykeeper, la primera organización Waterkeeper en África, se ha organizado en oposición al proyecto.
Durante más de dos décadas, Mbacke ha sido un líder en la lucha contra la contaminación industrial en Hann Bay que tiene a los pescadores empobrecidos, ha enfermado a los aldeanos y ensuciado sus playas. Pero sólo en el último par de años, a través de su trabajo con el equipo internacional de la Alianza Waterkeeper, activistas del carbón liderados por Donna Lisenby, Mbacke ha aprendido cómo oponerse a la industria del carbón.
"En dos años" dice Donna: "Mbacke ha pasado de no tener la experiencia necesaria para abogar en contra de carbón a convertirse en un líder reconocido en Senegal que es experto en ganar la atención de los medios locales y en el uso de 'poder popular' en el movimiento para detener la construcción de centrales eléctricas de carbón".
Después de las protestas por la planta cerca de Bargny, los bancos de desarrollo en África y los Países Bajos detuvieron el financiamiento para el proyecto, mientras que la búsqueda de más información sobre el alcance de los impactos ambientales y sociales - impactos que la campaña en contra de la planta de carbón trajo a la luz.
"Gracias a la Alianza Waterkeeper", comenta Mbacke, "mi voz ahora cruza a través de mi país".
Estas historias ilustran vívidamente ese cambio sustancial que está saliendo de abajo hacia arriba en la lucha contra el racismo ambiental. Al exigir que las sociedades de todo el mundo puedan tomar decisiones más justas y racionales para sus ciudadanos menos poderosos, el movimiento de justicia ambiental, está instalando el movimiento ambiental más grande en la lucha por un mundo más justo.
Nadie ha articulado ese sentido con más fuerza que el Papa Francisco en su encíclica Laudato Si '. "Un enfoque ecológico verdadero", Francisco escribe: "siempre se convierte en un enfoque social; que debe integrar las cuestiones de justicia en los debates sobre el medio ambiente, a fin de escuchar tanto el grito de la tierra y el clamor de los pobres".
Desde el título a la oración final, el desafío profético del Papa a los poderosos está profundamente arraigado en la espiritualidad de San Francisco de Asís, con su profunda reverencia por la creación de Dios y de los pobres y el sufrimiento del mundo.
Es una espiritualidad en la que mi propia vida está profundamente arraigada; mi padre y yo llevamos el nombre por San Francisco y él siempre ha sido un hito en mi vida y mi trabajo.
La suya es una manera de ver el mundo que parece perfectamente adecuada para este tiempo presente, en el que las cuestiones más apremiantes que enfrentamos son la pobreza y la desigualdad y la crisis ambiental planetaria.
Organizaciones Waterkeeper todo el mundo han sido y seguirán siendo apasionados defensores contra la erosión insidiosa de los principios democráticos que se producen cuando el bienestar de muchos es sacrificado por los intereses de unos pocos.
Sólo mediante el fomento y el aliento de un auténtico movimiento social que se refiere a la preservación del mundo natural como parte de la lucha más grande para, en palabras de Francisco, "nuestra casa común", vamos a resolver nuestra situación actual.
La Alianza Waterkeeper se enorgullece de ser un socio pleno en esa lucha.