Buscar este blog

viernes, 29 de enero de 2016

Río Cauquenes: En malas condiciones. ¿De quién depende recuperarlo?

No vivo en Cauquenes por lo que podría no saber mucho del tema y mi opinión es la de un usuario muy ocasional. 
Vengo a menudo a la capital provincial para diversos trámites, como muchos, que vivimos en la costa cercana. De hecho, estas últimas semanas he estado en varias ocasiones y uno de mis lugares preferidos siempre ha sido el río, camino a la estación, donde se ha realizado el emblemático "Festival del Chuico". Me encanta el lugar, aún hoy, a pesar de su extraña condición actual. Y a pesar del maltrato evidente, el lugar me parece magnifico y tambien ofrece descanso y cobijo a hermosas aves y sus crías que pudimos observar en el breve momento que estuvimos. 
Esto, más allá de la majestuosidad y hermosura de los habitantes naturales del lugar, nos demuestra que los espacios públicos, como nuestros ríos, deben ser preservados no tan solo por y para nosotros y nuestro usufructo; sino que tambien, pensando en esos diminutos e increíbles habitantes del mismo espacio. Esto último se nos olvida a menudo.
He tenido la suerte de conocer otras latitudes y una de las cosas que siempre me ha sorprendido es como existen lugares donde la comunidad crece y se desarrolla desde sus espacios naturales, desde sus ríos, desde su geografía, como parte de su infraestructura social y es ahí donde se deben focalizar las inversiones. Las riberas de los ríos son extraordinarias donde, pensadas de buena forma, pueden ser aprovechadas por la comunidad; su flora nativa y su fauna.
Después de que se termino de construir el puente que cruza el río pensé, inocentemente, que como parte del proyecto se mejoraría el lugar y se sanearía el río. Lamentablemente, después de meses el río se encuentra en un estado de franco abandono y no se entiende porque no han hecho un mejoramiento en las obras que obstruyen su cauce provocando lentamente un estacamiento de aguas que puede derivar en focos de infección con los intensos calores de estos días. En las fotografías de esta nota podrán apreciar como luce con una empalizada en el agua (imagino para algún tipo de escenografía), unas tuberías horrorosas, una especie de puente de concreto semi destruido y basura por distintos sectores. Las aves, propietarias o usuarias pasajeras, se ven reducidas a pequeños reductos y zonas aledañas que se mantienen estoicos. Ojalá me equivoque y exista un ambicioso proyecto de integración del río y, en particular, de ese espacio con la comunidad y su entorno. Ojalá que no pase como muchos otros lugares que se ven olvidados, abandonados y terminan en ocasiones como basurales.
No quisiera polemizar, insisto, yo no vivo en Cauquenes. Solo creo que es interesante plantear el tema, debatirlo y seguro muchos podrán o no compartir lo expuesto. Se aceptan críticas, sugerencias o, sencillamente, compartir opiniones y contribuir en que se pueda resolver por los organismos competentes. La comunidad debe involucrarse para que suceda, haciendo notar la perdida de interés por un lugar que merece, por su historia y tradición, mucho más atención de todos los cauqueninos.
En general, como una opinión absolutamente personal, se le ha perdido respeto a las personas en alguna medida. Como que hay desgano en hacer las cosas bien. Quizás sea cansancio de las autoridades, quien sabe. 
Como sea, es un lugar muy hermoso que la ciudad y provincia de Cauquenes deben aprovechar. Debiera ser un lugar icono que reuniera todas la condiciones apropiadas para sus múltiples usos y, ante todo, que el río pueda fluir naturalmente, ser saneado para que la gente se recree y se divierta, con sus aguas limpias; que no dé la impresión, o se convierta, en un sector en semi abandono, de poco acceso e insalubre.
Hay que seguir el flujo del río, crecer y compartir con él, eso es lo natural, no a la inversa. Lo contrario atenta contra la calidad de vida de nuestras comunidades y de nuestros preciosos y escasos cursos de agua.

Rodrigo de la O
Director Programa Vigilante Costero Maule Itata
Miembro del Concejo Waterkeeper Alliance
Representante Waterkeeper América Latina
@vigilantecosta

miércoles, 27 de enero de 2016

Nuestra patética y frágil realidad!

@rodrigodelao #sinfiltro #opinion
¿Puede alguien, porque tiene plata imponer un modelo de negocio, de lucro privado y, de paso, dejar la "cagada"?
La respuesta natural y lógica es decir que no. Sin embargo, tristemente, me doy cuenta que sí. Ejemplos sobran en el "puro Chile es tu cielo azulado", en esa rara copia en que se ha convertido nuestro feliz edénAsí que si se me escapa alguno me dicen, por favor.
Aquí, cerquita, tenemos la demencial industria de celulosa con sus “serpientes gigantes”, como la Nueva Aldea en Ranquil, que atraviesa el río Itata y varias comunas, descargando su mierda, sin que nadie sepa a ciencia cierta que es y cuál es su impacto en el mar de Boca Itata, internándose en el océano como dos kilómetros por el lado norte del río. Más encima, pretende construir, la misma empresa (Arauco) otro ducto en Mehuín, desde su planta Valdivia. En Mehuín, dan la pelea hace años evitando la construcción del monstruo en que se convierten estos putos ductos. Es un antes y un después, en que la empresa se adueña de la conciencia y los territorios, con su juego sucio y con todo lo duro que es convertirse en una comunidad dividida. No obstante, en Mehuín dan batalla todavía, con un corazón enorme defendiendo lo que creen suyo, su fuente de trabajo de descanso y recreación, de expansión. Lo que es de todos a fin de cuentas. 
Entiendo tan bien cuando se pone en riesgo algo que uno ama, es un poco egoísta reconozco, ya que muchas veces mientras no te afecta directamente es un problema de otros, no mío. Pero cuando te afecta, a tí, a tu familia, a tu barrio, a nuestros ríos, nuestra maravilla de mar entiendes que ya no es de otros el problema y entiendes tambien que el planeta es un uno solo y no es tan inmenso como se cree.
Nuestras aguas hoy están muy amenazadas. Junto a la escasez preocupante observamos como se han ensuciado nuestras playas y ríos. Como se le ha faltado el respeto al mundo marino y espero estemos a tiempo de evitar convertirlo en una cloaca, en un océano perdido, en un gran vertedero.
Y que derecho tenemos de hacerlo, por cierto.
El Complejo Forestal Industrial Nueva Aldea ya lleva funcionando años botando su mierda al mar (o al río Itata que para mí es lo mismo) y los vecinos han sido obligados a vivir con esta mega cañería de más de 50 kilómetros de largo, con sus continuas fallas, contaminación de predios y fuentes de agua. Por meses han debido ser suministrados por procesos negligentes de esta planta quienes contaminaron sus punteras o fuentes de toma de agua históricas. Demencial, prepotente, morboso y arbitrario. Todo con el gentil aval del estado y sus servicios que, con chapita corporativa incluida, se encargan de la "intermediación" (plop!) y el clásico “queremos lo mejor para la comunidad”, sometiéndose, subordinándose al poder económico empresarial, relegando y conteniendo a la comunidad con "mesas de diálogo o trabajo" que solo diluyen las responsabilidades de quien ha cometido la falta o perjuicio hacia la comunidad.
En muchos casos, los servicios de gobierno se sientan junto a la empresa en vez de sentarse junto a la comunidad que les eligió, precisamente, para emplazar a los responsables de este tipo de situaciones independiente de su origen. Mundo al revés. Temen, pienso, se les exija a ellos tambien responsabilidades, aunque sea técnicas (o más), en el otorgamiento de los permisos ambientales cuando las consecuencias de dichos permisos puedan haber afectado a la comunidad o nuestro medio ambiente de manera dolosa.
La autoridad local no da el ancho porque los municipios tienen una visión muy cortoplacista de la sociedad lo que impide políticas de resguardo a largo plazo en torno a un desarrollo que valore e involucre a su comunidad y destaque aspectos ambientales, turísticos, culturales y/o identitarios, de manera permanente. No existe ese riesgo porque hay que invertir y trabajar más; demorándose, también más, en el desarrollo, cumplimiento y gozo de réditos de esos objetivos, por lo que un periodo no alcanza. Conviene, en el corto plazo, a los municipios destinar objetivos de cumplimiento programático y de asistencia social lo que, políticamente, les permite destinar tiempo y recursos para maniobras de campaña en la búsqueda, casi visceral, de la permanencia en el poder (político-partidista).
Sumemos tambien la responsabilidad social empresarial (RSE), el traje perfecto para que cualquier empresa, bajo esa premisa, otorgue beneficios de algún tipo siempre y cuando no existan acciones legales en su contra y los municipios locales mantengan su línea empresarial aceptando las dádivas de la empresa "benefactora". Un simple y siniestro golpe de vuelta de tortilla donde la empresa reina y los demás aplauden aceptando su juego.
Proyectos industriales invasivos de gran escala como los asociados a la industria forestal y celulosa, ó, como los centros acuícolas que otra empresa (Inv. Pelicano S.A.) pretende instalar interviniendo el borde costero de Biobio y Ñuble con concesiones marítimas de decenas de hectáreas imponiendo un modelo de negocio acuícola experimental de alto impacto y de alcances insospechados en una zona con un evidente potencial turístico y patrimonial.
¿Tendrán algo que decir las personas que viven ahí? ¿El mar es de aquellos que pueden invertir en él o yo también tengo derechos si no quiero hacerlo? ¿El océano, los ríos chilenos de quien son? ¿Cual es mi mar y cuál es el de Chile? ¿Es una obligación permitir los proyectos o puedo decir algo al respecto? ¿Si yo soy buzo; recolector de orilla; deportista náutico; turista; residente, puedo opinar?
Para mí es una obligación despertar y decir como comunidad que sí tenemos algo que decir, que no somos tontos y que algo entendemos o queremos decir. Por ejemplo, que la vocación natural de la zona es otra y que están locos si piensan que algo así pueda prosperar. Que la visión de la comunidad es vital para cualquier enfoque o modelo de expansión. Esa es la clave y esencia de un país en democracia. Es lo que pienso. Debatamos. Con altura de miras, sin egos, pensando en el otro, creciendo, cambiando, de verdad. Como podemos ser tan inteligentes y tan imbeciles al segundo. Es impresionante, pero aún confío.
Es importante saber como se desarrollan los procesos y como actúan empresas o ministerios frente a la comunidad y municipios. Es muy triste cuando grandes capitales terminan por corromper, de alguna manera, municipios y organizaciones sociales. Nuestro llamado siempre ha sido a construir valores de identidad por lo que jamás dejen que compren su conciencia. Lo que debe primar en este tipos de situaciones es el bien común, nuestra libertad de elegir y levantar la voz. Eso no tiene precio, la dignidad no se vende. Las comunidades o ciudades costeras de Chile deben ser capaces de reunirse, jamás dividirse, y debatir respecto de los proyectos de inversión existentes, ya sean de índole publico o privado, y evitar se siga saqueando nuestro país por intereses privados y mezquinos. 
Debemos se capaces de defendernos como comunidades de la delincuencia y corrupción, a todo nivel, desatada que existe hoy en Chile. 
Empresas invasivas, extractivas, solo corrompen un sistema social equilibrado afectándose de manera grave nuestra naturaleza, nuestro patrimonio e infraestructura social, como así tambien, el modo y calidad de vida que distintas comunidades han desarrollado en torno al mar y nuestros ríos; de forma armónica y natural, mejorando las prácticas orientadas hacia un turismo patrimonial y sustentable en el tiempo. Un desarrollo que crezca y se consolide respetando nuestros atributos, ante todo. Lo contrario es ilógico y poco inteligente. Es imperdonable que nuestras autoridades sean los que permitan tanta tiranía de un modelo que lástima o les pasa factura a comunidades vulnerables de distintos lugares del país. Las externalidades siempre las pagan los que menos se benefician del modelo. Eso es muy injusto y no podemos permitirlo eternamente. Con todo respeto. 
Lo principal, es defender a nuestras comunidades por el simple hecho de que se debe respetar la decisión del futuro del territorio, incluyendo primero a los residentes locales, obvio. Curanipe, Pulllay, Cobquecura, Colmuyao, Mela, Buchu, Taucu, son como tribus o aldeas de la zona y se les debe respeto. No puede llegar el Señor "quien sea", o el "dios MOP" y pretender cambiar la historia con el poder de su dinero o influencias. Es un abuso y no debemos dejar que se pase a llevar a la comunidad. Resulta indigno y extemporáneo. 
En Constitución, se han mamado una celulosa en medio de la ciudad hace más de cuarenta años y a todos pareciera darles lo mismo. ¿Eso es normal? ¿Que es lo normal? ¿Quien cresta norma? ¿Para quien se norma?.
Tambien está candente la amenaza en el Río Ñuble y la zona de embalse Punilla y una central (Hidroñuble) hidroeléctrica. Sumemos Caimanes y su drama con Pelambres y El Tranque El Mauro en el norte; el Proyecto Hidroelectrico Alto Maipo en la Región Metropolitana; la cagadita que están dejando en Mina Invierno en Isla Riesco en el sur y que, más encima ahora quieren tronaduras no incluidas en su RCA. También, siguen queriendo represar e inundar más de 13 mil hectáreas en Patagonia, en el Puelo y Cuervo, en una presentación de proyecto que huele mal. De patio!
El Estado, o gobierno de turno, toma palco y se transforma en un ente visador que se subordina y hace reverencia a los grandes flujos que están haciendo pedazos nuestros recursos, aumentando nuestra adicción al extractivismo de materias primas y dando pasos cósmicos de distancia de la creación criolla de tecnología y conocimiento de vanguardia que debiéramos tener como siguiente desafío dando un giro hacia la sustentabilidad.
No se puede dejar de mencionar el escaso aporte de la sociedad en su conjunto respecto de uso de espacios públicos compartidos. Es muy triste y molesto para las comunidades que viven y se desarrollan durante años en nuestra hermosa costa que, en períodos de alto transito de turistas, no exista la infraestructura mínima de contención de la carga que significa ese alto impacto de visitantes, dando origen a problemas insolubles, desde hace años, al no existir un plan de contención previamente diseñado que considere factores e indicadores ambientales. La escasa decisión en ese sentido contribuye al poco criterio de muchos que delegan la propia responsabilidad de hacerse cargo de sus desechos, ya sea por actividades laborales o recreativas, demostrando escaso o nulo grado de pertenencia con "el lugar compartido", con la ironía y displicencia implícita de que "otro" (u "otra") limpiará lo que "he ensuciado".
Surgen de pronto voces jóvenes (y otras no tanto) dispuestas a exigir un cambio y proponen desde la autogestión y su comunidad. Es una buena señal de que la comunidad la construimos todos. Se debe estar dispuesto a querer saber lo que es mejor para la comuna y nuestra zona, con el sentir de todos. No podemos dejar que algunos por dinero, política o pestilentes influencias cambie o extinga las licitas ganas de ser lo que queremos ser, no lo que otros quieren ser para su propio bienestar y beneficio.
Me pregunto: ¿Será tiempo de decir algo. O, solo continuaremos observando? ¿O será demasiado tarde al ver nuestra patética y frágil realidad? 

martes, 26 de enero de 2016

Cobquecura Defiende su Mar

Plaza de Armas Buchupureo
@vigilantecosta - vigilantecostero@gmail.com
Estuvimos en reunión convocada por la organización ciudadana Todos Somos Cobquecura en el hermoso pueblo costero de Buchupureo (Comuna de Cobquecura) quienes informaron a la comunidad respecto del impacto que ocasionaría una serie de proyectos acuícolas en las costas cercanas, desde Mela a Cobquecura. 8 proyectos ya han ingresado al Servicio de Evaluación Ambiental por parte de Inversiones Pelicano S.A. y se han logrando entregar diversas observaciones ciudadanas al proyecto con el apoyo del Municipio de Cobquecura y su Alcalde Don Osvaldo Caro. Con dichas observaciones se espera ganar tiempo y sean útiles para evidenciar las debilidades que tienen en su presentación y los riesgos e impactos que implica el método de jaulas flotantes proyectado en mar abierto en concesiones marítimas de 15 a 19 hectáreas por  cada centro de cultivo (8 en un principio).
Esperamos que dichas observaciones no se conviertan en un arma de doble filo y terminen, como ha pasado en otras zonas, siendo una ayuda para el titular del proyecto que le permite saber donde están sus fallas, identificarlas, subsanarlas vía adenda y seguir adelante anulando, prácticamente, a la comunidad. Se espera y se hace un llamado a los parlamentarios de la zona para que se pronuncien y apoyen las acciones ciudadanas y respalden su sentir.
Esta reunión se suma a la cicletada por el mar de hace algunos días y es emocionante ver como surge un nuevo movimiento ciudadano por la defensa de su entorno, sin más poder que la verdad que creemos y defendemos ante una amenaza desconocida y muy desigual que puede abrir la puerta a la industria acuícola en el borde costero de la región de Biobio y Ñuble. Todos, debemos decidir sobre algo tan importante como lo que queremos ser, o mejor dicho, que tipo de calidad de vida deseamos valorar, mantener y preservar en una zona prácticamente imperturbada durante muchos años. Todo un lujo por estos días. Entonces, por qué alterarlo. Por qué no intentar defenderlo. Por qué no prolongarlo en el tiempo y saber de forma clara quién se beneificia del proceso y quien lo permite. 
En lo personal, creo que lo más importante es que muchos puedan converger y que se sienta fuerte la voz y el mensaje desde la comunidad y podamos apoyando un movimiento que se mueve a pulso, con el corazón, por la defensa de los que a muchos nos ha hecho felices desde siempre y que se teme se pierda sin poderlo recuperar y compartir.
Hoy estamos a tiempo y de manera coordinada, pacífica, pero fuerte y efectiva, que se haga valer que es lo que queremos, cuál es la visión de la comuna o territorio en el corto, mediano y largo plazo. Preguntémonos, aprendamos y hagamos lo mejor para todos en una zona que tiene mucho más potencial que esta industria experimental que se quiere imponer.
Es importante que nos informemos, conversemos tema de manera positiva y objetivamente. Entender de que trata. Hoy, por ejemplo, pudimos aprender y conocer respecto de la industria del salmón y que estas especies son carníboros y me llamó la atención cuando un caballero, que estaba presente en la reunión de la plaza de Buchupureo, hizo la analogía de que tener salmones en jaulas era como "ganado de mar", pero, diferenciando que "los vacunos ("ganado de tierra")" comen pasto, obligándose a cambiar el concepto a "Ganado de "Tigre" en el mar". Esto porque, más allá de la caricatura, estos peces (salmón) son carníboros y depredadores natos (1 ton. de salmón necesita 7 tons. de pescado de alimento!). A eso súmenle su alimentación vía pellets que tienen antibióticos que en otros países prohibidos y que se van al fondo marino (cerca del 30%); sus fecas, jaulas flotantes, afección al fondo marino, especies autóctonas, etc., etc.
La invitación esta hecha. Seguiremos atentos a Todos Somos Cobquecura ayudando como uno más de sus miembros, visibilizando sus actividades y, en todo lo posible, como organización siempre dispuestos a hacer valer con decisión y voluntad el derecho de establecer un desarrollo territorial participativo en donde la comunidad sea protagonista y no un mero espectador de su forma de vida.
De todos depende estar informados, nutrir el movimiento y que podamos levantar la voz y decir fuerte "Cobquecura defiende su Mar" por un futuro sustentable en pro de nuestras comunidades, su patrimonio, tradición y su cultura. Por aquellos que confían en que les heredaremos un buen lugar para vivir.
Como Programa Vigilante Costero Maule Itata, miembro de Waterkeeper Alliance, NO QUEREMOS, NI NECESITAMOS PROYECTOS O INDUSTRIAS ACUICOLAS DE ESPECIES NO NATIVAS EN NUESTRA COSTA. Necesitamos Aguas Limpias y Comunidades Fuertes. 
Si deseas puedes hacer tus comentarios, propuestas, consultas o inquietudes a través de Facebook, en Twitter: @TSCobquecura y al correo: todossomoscobquecura@gmail.com
--
Escrito por:
Rodrigo de la O 
#TodosSomosCobquecura @TSCobquecura 
Vigilante Costero, Ong. Director 


martes, 19 de enero de 2016

Todos Somos Cobquecura

Fuente: Chilesurf
La agrupación Todos Somos Cobquecura, nace en defensa del hermoso y único borde costero de esta comuna, sus playas, mar, naturaleza y su gente, la que está siendo seriamente amenazada por la eventual instalación de un proyecto de cientos de hectáreas de pisciculturas para la cría de especies exóticas como salmones, cojinoba del norte, choros y algas, que como es bien sabido, destruyen el fondo marino, contaminan las playas con pesticidas y productos químicos, expanden enfermedades de otras latitudes y causan daño irreversible a la flora y fauna nativa, entre otros graves efectos negativos, tal como lo constatan diversos informes científicos los que esta comunidad ha ido informando en su Facebook oficial.
FB - TODOS SOMOS COBQUECURA -SUMATE
Este proyecto tendrá un impacto negativo en Colmuyao, Mela, Monte Zorro, Santa Rita, la Achira, Pullay y Buchupureo, así como las zonas aledañas de Arcos de Calán y Tregualemu, perjudicando no solamente el turismo en auge de estos sectores, sino que además el sustento de pescadores artesanales y la variada y abundante flora y fauna marítima local.
LOBERIA DE COBQUECURA (PAN DE PIEDRA) - ZONA PROTEGIDA - SANTUARIO NATURAL
La primera parte del proyecto, el que ha sido deliberadamente fragmentado para evitar un Estudio de Impacto Ambiental, ya se encuentra en trámite, tiene una superficie de 20 hectáreas aproximadas y se encuentra cercano a las costas de Buchupureo y Pullay, precioso sector agrícola con especial microclima, cuyas playas y olas son paraíso de surfistas de todas partes del mundo y de veraneantes de la región.

El propósito de este grupo es dar a conocer y generar conciencia a los cobquecuranos y chilenos en general de estos proyectos y las graves consecuencias que tendrá, para nosotros y las futuras generaciones.

En caso de aprobarse, esta industria llegaría para quedarse, y sería solo el inicio de muchos otros proyectos del mismo tipo a futuro en nuestra costa, devastando el borde costero y fondo marino de esta zona de forma irreversible, tal como lo ha hecho la industria salmonera en la X Región de Los Lagos, donde los efectos adversos están a la vista y son indiscutibles.

El proyecto ha sido presentado, intencionadamente fragmentado, por la empresa Inversiones Pelícano S.A., una de las muchas empresas pesqueras vinculadas a la familia Stengel, quienes son uno de los 8 grandes grupos pesqueros de Chile. Esta empresa no ha tenido ningún acercamiento con la comunidad de Cobquecura, ni pretende hacer un Estudio de Impacto Ambiental, como correspondería considerando las nocivas consecuencias de este tipo de industrias.

Es responsabilidad de todos exigir el respeto y cuidado de nuestro mar y nuestro borde costero. Como comunidad responsable e informada, es nuestro deber manifestarnos pacíficamente pero de manera firme y decidida, no en contra del progreso del país sino que resguardando que éste se realice de manera sustentable, exigiendo a las autoridades la participación ciudadana de las comunidades locales y visitantes, para que se garantice a todos la debida protección y respeto de nuestro patrimonio natural y cultural.

lunes, 18 de enero de 2016

Porque Todos Somos Cobquecura.

@vigilantecosta
El domingo 17 de enero estuvimos en “Cicletada por el Mar” en la hermosa comuna de Cobquecura. Esta iniciativa fue organizada por la organización local Todos Somos Cobquecura (TSC) que defiende, al igual que nosotros, el lícito derecho a preservar nuestros recursos como una inversión a futuro enfocándose en una decisión de desarrollo integral territorial equilibrada que no incremente los impactos asociados a industrias extractivas, contaminantes cuyos costos y consecuencias, en muchos casos, son absorbidos por las comunidades locales. Es relevante incluir variables e indicadores ambientales ineludibles hoy en día en un escenario de calentamiento global y cambio climático.

Súmate a Todos Somo Cobquecura en Facebook

A modo de contexto, Inversiones Pelicano S.A. ingreso vía Declaración de Impacto Ambiental (DIA, evitando un EIA al presentarlos fraccionados en un mismo espacio o zona costera - ver nota), 8 proyectos para la construcción de centros de cultivo acuícolas de salmón, cojinoba y macro algas (huiro) en la costa de Ñuble y Biobío de forma experimental en mar abierto con una inversión cercana a los US$ 30 millones. Hoy, proyectos se encuentran en calificación y recepción de observaciones de los servicios públicos.
Adherimos a Todos Somos Cobquecura, quienes convocan, informan e invitan a sumar voluntades por la defensa de nuestro patrimonio natural y ambiental exigiendo que la participación ciudadana se haga efectiva y real; que considere el respeto, opinión y visión de sus habitantes históricos.

Porque hoy la lucha y defensa de nuestras comunidades es urgente ante la inversión desmedida, abusiva y depredante. Por nuestro entorno y su futuro.

Porque Todos Somos Cobquecura.