Buscar este blog

lunes, 18 de enero de 2021

Mortandad de aves; microbasurales, limpieza y restauración; proyecto NACE

@vigilantecosta - #Bitacora - 

Aves muertas en playa de Chanco

Hace unos días estuvimos en Playa de Chanco, desde Playa Monolito hacia el norte en una extensión de al menos 3 kilometros, para poder recabar más información respecto de gran cantidad de aves muertas, aparentemente, por inmersión. Por su ubicación en la línea de marea se entiende que fueron arrojados por el mar una vez fallecidas (ahogadas). Se observaron más de 500 aves en su mayoría Fardelas Negras y también otras como cormoranes y piqueros.
Primera hipótesis: Deceso por algún tipo de enmalle por atrapamientos en redes de embarcaciones pesqueras (tipo copo o arrastre como ha sucedido con anterioridad - Nota 2010). Y, es evidente que mortandad fue simultanea y además por testigos que se han comunicado con nosotros quienes nos señalaron que existieron faenas de pesca en el sector días antes del suceso. No se descarta, que pueda ser por alguna enfermedad o por contaminación de algún tipo y se espera que entidades públicas puedan evaluar en consecuencia.

Microbasurales: una realidad en aumento

En la oportunidad pudimos recorrer el sector y, lamentablemente, observamos una práctica recurrente y en aumento que consiste en depositar desechos, escombros y basura en sectores aledaños a la playa, entre dunas, follaje y ecosistema local.

Junto con destacar la belleza de las fastuosas dunas de Chanco e importancia del lugar, con sus cordones que son una verdadera joya natural que merece atención y cuidado. Las dunas de arena están en permanente movimiento y han demorado cientos de años en asentarse o establecerse como un lugar muy particular que cumple una función inigualable en un ecosistema único, frágil, que debe ser abordado integralmente para su conservación y comprensión. Son indispensables en la mitigación del viento, de las marejadas, además de ser un lugar de anidaje y descanso para aves y fauna local; de gran valor paisajístico y ecosistémico por los servicios que ofrece y que de ellos se desprenden.

Por ello resulta muy chocante y paradójico que proliferen basurales de manera cada vez más recurrente evidenciando una irresponsabilidad de la que nadie se hace cargo e, incluso, se comienzan a observar edificaciones en plena playa y dunas. Un contrasentido si lo que se busca es relevar su valor ambiental en sectores públicos que son de todos y que es un deber mantener y cuidar. 


Proyecto NACE; restauración y Limpieza del Río/Estero Chanco.


Desde hace algunos meses hemos participado en One Group, equipo multidisciplinario que propone un Proyecto de Abastecimiento de Agua replicable de consumo humano a través de una Mini Planta desaladora de impacto cero, para la comunidad de los Médanos de Chanco, sector que desde hace al menos 10 años, sufre de una escasez apremiante de agua teniendo que ser suministrados por camiones aljibes cada una o dos semanas. Junto a lo indigno que implica no tener la suficiente agua para las necesidades básicas, el proyecto buscar fortalecer a la comunidad local, innovando en sus propios emprendimientos y así mejorar su calidad de vida. Proyecto beneficiaría, al menos, a 30 familias con suministro de agua potable gratis de por vida.

Es en este contexto, es que el día miércoles 20 de enero estamos invitando a participar en una actividad de limpieza y despeje del caudal y lecho del Estero/Río Chanco para poder hacer circular el agua que producto de la acumulación de materia orgánica a provocado estancamiento en el estero que confluye con el Río Rahue y que pude convertirse en un foco de infección. Todos invitados a participar y comprender la importancia de este proyecto y la salud de nuestros ríos. Aguas limpias; comunidades fuertes. (Para más información de actividad comunicarse al WhatsApp +5698240852 o al correo vigilantecostero@gmail.com).

lunes, 4 de enero de 2021

Los grupos verdes tienen un problema de racismo. Los Waterkeepers están tratando de resolverlo.

By  

En agosto, Waterkeeper Alliance, una red global de líderes de base dedicada a la preservación de las vías fluviales locales, finalizó la carta para su comité de justicia, equidad, diversidad e inclusión (JEDI). Este paso hacia la equidad y representación racial, que tomó meses de planificación, está en línea con el aumento de compromisos contra el racismo asumidos durante el verano por organizaciones ambientales sin fines de lucro en todo el país.

Waterkeeper Alliance está decidida a hacer más, que solo hablar de boca hacia afuera, sobre la diversidad e inclusión. Es más, quiere convertirlos en las áreas prioritarias para los Waterkeepers en todo el mundo.

Si alguna vez se ha preguntado quién trabaja en su comunidad para asegurarse de que el río, lago o área costera local que usted y su familia desean visitar los fines de semana permanezca libre de contaminación y de fácil acceso, no busque más allá de Waterkeeper Alliance.

El trabajo de un Waterkeeper puede incluir demandar a los servicios públicos o plantas de energía, interactuar con los reguladores gubernamentales y los departamentos de salud y, lo más importante, atender e investigar las denuncias de los ciudadanos. Las preocupaciones del público pueden incluir inundaciones, problemas de salud pública, peces muertos, descargas ilegales al agua desde fábricas o plantas industriales; la lista continúa.

El movimiento Riverkeeper surgió de la Asociación de Pescadores del Río Hudson, una coalición de obreros fundada en 1966 que actuó como un organismo de control ambiental y una agencia de cumplimiento de base para la protección del río Hudson en Nueva York, que entonces estaba muriendo. En los años siguientes, los protectores locales de las vías fluviales también comenzaron a asumir el título de Waterkeeper, Riverkeeper, Coastkeeper o Baykeeper, trabajando con las comunidades locales para asegurarse de que tuvieran voz en la forma en que se trataban sus vías fluviales.

En 1999, la Waterkeeper Alliance se formó en respuesta al creciente número de waterkeepers en todo el país. Los Waterkeepers todavía operaban individualmente; podían enfocarse en cualquier tema que quisieran en su área, y cada organización en una cuenca fue registrada como 501 (c) (3) independiente. Pero la nueva alianza estableció "Waterkeeper" como un título de marca registrada que requería permiso y una licencia de uso e instituyó estándares clave que todos los waterkeepers tenían que seguir para mantener su título.

También convirtió al creciente grupo de defensores de la comunidad en un club exclusivo.

A cada cuenca solo se le permite un Waterkeeper, lo que significa que si un Waterkeeper en una región se niega a trabajar con una comunidad cercana, es muy poco lo que la comunidad puede hacer al respecto. Es por eso que la primera iniciativa del comité JEDI de Waterkeeper Alliance es un intento de agregar un requisito de JEDI a los 13 estándares de calidad de la organización, la lista de requisitos que cada riverkeeper debe seguir para calificar como riverkeeper. El nuevo estándar requeriría que los encargados del agua "desarrollen, implementen y mantengan un plan de justicia, equidad, diversidad e inclusión (JEDI) para la diversificación dentro de su organización y representación de base". El comité espera que este requisito ayude a los Waterkeeper a priorizar la participación de la comunidad en su trabajo y evitar la exclusión de las comunidades marginadas.

“A menudo hablamos de temas que preocupan a diferentes Waterkeeper en sus cuencas, que terminan siendo preocupaciones de la comunidad, pero no hemos sido realmente intencionales en diversificar el movimiento y asegurarnos de que haya diversidad tanto en los puestos de Waterkeeper como en el consejo, pero también dentro del personal de Waterkeeper Alliance”, dijo Sejal Choksi, cuidador de la bahía de San Francisco y representante del Waterkeeper Council, uno de los órganos de liderazgo de Waterkeeper Alliance, en el comité JEDI. Choksi ha pasado 18 años trabajando a tiempo completo con la organización San Francisco Baykeeper, presionando a los legisladores de California para que prohíban los pesticidas, implementando un plan de limpieza de mercurio para la bahía y luchando contra la contaminación por petróleo y las refinerías en la región.

De los cientos de cuidadores de agua en los EE. UU., Solo uno de ellos, Fred Tutman del río Patuxent en Maryland, es afroamericano. Tutman es el presidente del comité JEDI de Waterkeeper Alliance. (Revelación completa: Tutman también es mi tío). Betsy Nicholas, directora ejecutiva de Waterkeepers Chesapeake, una coalición de waterkeepers en la cuenca de la bahía de Chesapeake, y otro miembro del comité JEDI, dijo que ese hecho le llama la atención.

“Trabajo con cada uno de los 17 Riverkeepers en la región de Chesapeake; Fred es el único de color”, dijo. "Tenemos una región muy, muy diversa racialmente, y eso es solo una indicación de que nuestra gente no es representativa de la comunidad".

La forma en que se desarrolle el estándar JEDI propuesto probablemente se verá diferente según la comunidad a la que atienda un Waterkeeper. Nicholas señaló que en comunidades como las que rodean la cuenca hidrográfica del río Middle Susquehanna, un área rural con un 96 por ciento de blancos en Pensilvania, la diversidad significará algo completamente diferente a la diversidad en Baltimore o Washington DC. Lo mismo ocurre con los Waterkeeper internacionales en países donde el racismo o el clasismo puede verse diferente al de EE. UU.

Sin embargo, Nicholas cree que un requisito como este ha tardado en llegar en los Estados Unidos y garantizará que las comunidades de color participen en el trabajo de promoción que se lleva a cabo en su cuenca.

Kathy Phillips, guardacostas de las bahías costeras de Assateague en Maryland y miembro de Waterkeepers Chesapeake, señala que los Waterkeepers de todo el país deben realizar un esfuerzo concertado para llegar a las comunidades que tradicionalmente han sido afectadas por contaminantes locales y otras injusticias en su área.

Por ejemplo, Phillips ha trabajado de cerca con una comunidad predominantemente negra en Salisbury, una ciudad de Maryland ubicada a menos de una hora del área de Assateague Bay. A lo largo de los años, esta comunidad ha luchado durante mucho tiempo con la contaminación de las aguas costeras y subterráneas causada por las operaciones de aves de corral. En 2012, Phillips ayudó a los residentes a demandar para evitar la colocación de un gran corral de engorde de aves de corral y 14 nuevas granjas de pollos a lo largo de la principal fuente de agua de la comunidad, con el argumento de que los desechos de pollo se han relacionado con la contaminación del agua potable y problemas de salud pública. (La demanda no tuvo éxito).

"Ya sea en una planta de procesamiento o en el campo, ya sabes, simplemente estar allí y decir: 'Solo quiero escuchar tus historias', así es como te conviertes en parte de la comunidad", dijo Phillips. "Y creo que para algunos grupos, no sé si eso se les ha ocurrido".

Nicholas señaló que algunos Waterkeepers tienen experiencia en restauración, con un enfoque más en mejorar la cuenca y proteger el medio ambiente, y no necesariamente en el activismo de justicia ambiental orientado a la comunidad. También dijo que a algunos les preocupa que "decir la verdad al poder" pueda poner en peligro sus fuentes de financiación.

Choksi destacó que a pesar de la naturaleza sobre el terreno del trabajo de los cuidadores de agua, es fácil para los encargados del agua perderse en el ajetreo y el bullicio de los litigios y la promoción de políticas de una manera que sin darse cuenta desconecta a las comunidades.

“He escuchado a los cuidadores del agua describirse a sí mismos como 'No soy ese tipo de Waterkeeper'”, dijo. "Eso nunca debería suceder", dijo. "Todos estamos peleando del mismo lado".

Choksi destacó que a pesar de la naturaleza sobre el terreno del trabajo de los Waterkeeper, es fácil para los waterkeepers perderse en el ajetreo y el bullicio de los litigios y la promoción de políticas de una manera que sin darse cuenta desconecta a las comunidades.

Pero cuando se trata del comité JEDI y el nuevo estándar de calidad propuesto, Nicholas ha encontrado que la mayoría de los waterkeepers son receptivos.

"Solo conozco dos que se manifestaron fuertemente en contra de 350 organizaciones", dijo Nicholas, quien se negó a compartir los nombres de quienes hablaron en contra del estándar propuesto.

"Honestamente, para mi sorpresa, ha habido un gran apoyo para esto", dijo Choksi, y señaló que las sesiones de información sobre el trabajo de JEDI han visto "una asistencia disparada". "Me ha sorprendido gratamente que haya menos de esas personas que se han mostrado reacias, y muchas personas simplemente se han sumado", dijo.

El nuevo estándar de calidad propuesto será votado por Waterkeeper Alliance en junio de 2021 durante la reunión anual de la coalición. Hasta entonces, Nicholas espera que el nuevo comité JEDI pueda ser un recurso para los encargados del agua que buscan orientación.

“Estamos creciendo y lo estamos logrando de maneras asombrosas”, dijo Choksi. "Y creo que agregar esta nueva intencionalidad en torno a bases más diversas y una mejor inclusión para todas nuestras comunidades nos hará a todos más fuertes y más poderosos, así que estoy realmente emocionado por eso".